“Kratom”

Historia:

Planta Mitragyna speciosa o mejor conocida por Kratom tiene origen es del Sudeste de Asia. Es proveniente de Tailandia, Indonesia, Malasia, Myanmar y Papua Nueva Guinea. Kratom fue descrita por primera vez formalmente por el botanico colonial holandes Pieter Kothals en 1839, quien fue el que lo nombro como tal; fue renombrado y reclasificado varias veces antes de que George Darvy Haviland proporcionara el nombre final y la clasificacion en 1859. La planta Kratom crece de forma natural en el pais que provenga.

Principalmente, en la Unión Europea son Ilegales en:
• Dinamarca
• Republica de Irlanda
• Letonia
• Lituania
• Polonia
• Rumania
• Suecia

Como, son Legales en:
• Malasia
• Myanmar
• Tailandia
• Nueva Zelanda

Mitragyna speciosa (Kratom) ha sido usado tradicionalmente en Tailandia, Malasia e Indonesia. Las primeras noticias de su uso se remontan al año 1836, cuando se comunicó su utilización como sustituto del opio (Janssen & Prast, 1988). A día de hoy su uso, tenencia y distribución permanece restringido en Tailandia desde 1943 y en Malasia desde el año 2003, quedando Indonesia como principal fuente de abastecimiento de la región y posiblemente del mundo.

Recientemente estos países han llevado a cabo políticas restrictivas y campañas gubernamentales punitivas muy intensas (como la tala de árboles, aumento de las detenciones, etc.) de cara a la erradicación del kratom, creando a priori un mayor problema en la región pues esta especie crece de forma natural y su uso está bastante arraigado entre la población (Tanguay, 2011).

Principalmente las hojas de Mitragyna speciosa son las que se utilizan como materia prima. El kratom es procedente de la planta de origen asiático Mytragina speciosa Korth, cuya popularidad tiene es una de estas sustancias y el uso han crecido inusitadamente en los países occidentales durante los últimos dos años. La marcada y peculiar actividad farmacológica de los principios activos del Mitragyna speciosa y podría ofrecer una rentable estrategia terapéutica para intervenir en distintas patologías adictivas.

CARACTERÍSTICAS BOTÁNICAS Y DESCRIPCIÓN:

Kratom es el nombre común asignado tanto a los diferentes productos obtenidos de la planta Mitragyna speciosa. como a la planta en sí misma. El género Mitragyna fue asignado por el botánico holandés P. Korthals porque las hojas y los estigmas de las flores de estas plantas se asemejan a la forma de la mitra de un obispo. Mitragyna speciosa es originaria del sudeste asiático (Tailandia, Malasia, Indonesia) donde crece de forma espontánea Otros nombres que recibe la planta son krathom, kakuam, ithang o thom (Tailandia), biak-biak o ketum (Malasia) y mambog (Filipinas).

Se trata de un árbol que usualmente alcanza entre 3 m y 9 m de alto con una copa de hasta 4,6 m de ancho, pero que en condiciones óptimas puede llegar hasta los 30 m. Puede ser perenne o de hoja caduca dependiendo del clima en el que se desarrolle. El tronco es recto y ramifi cado, con hojas de color verde oscuro que alcanzan los 18 cm de largo por 10 cm de ancho, ovales o acorazonadas, con peciolo de 2-4 cm, terminadas en punta y que se distribuyen en las ramas enfrentadamente. Las flores son pequeñas y amarillas y tienden a crecer agrupadas al fi nal de las ramas (Anónimo, 2013). Las partes usadas para el consumo son las hojas y los tallos más pequeños.

Desde 1966 se han caracterizado en Mitragyna speciosa 25 alcaloides diferentes, cuya proporción en la planta varía según el origen geográfico y la estación del año, oscilando entre 0,5% y el 1,5%. El más abundante de todos ellos y al que se atribuyen las discretas pero evidentes propiedades psicoactivas de la droga es la mitraginina (66%), aunque el más activo de los alcaloides aislados es un derivado de ella, la 7-hidroximitraginina (7-HMG), presente hasta en un 2% (Hassan et al., 2013). Sus estructuras, de tipo indólico, pueden verse en la Figura 1. Investigaciones recientes tratan de identifi car con precisión el diferente grado de infl uencia que los diversos alcaloides tienen de cara a una mejor comprensión y utilización de éstos como agentes terapéuticos (Hassan et al., 2013).

55 7855 1343